¿Cómo mejorar la tasa de conversión de una web o tienda?

por Antía Santiso | Ago 12, 2022 | Consejos

La tasa o ratio de conversión es una de las métricas más importantes a tener en cuenta en cualquier página web. Una buena tasa es clave para alcanzar los objetivos que te hayas marcado con ella, tanto si se trata de una web corporativa o si es una tienda online. En este post te daremos una serie de consejos para mejorar la tasa de conversión de tu tienda o web. ¡Toma nota!

 

¿Qué es la tasa de conversión?

De una forma sencilla, podríamos decir que se trata del proceso por el cual los visitantes de nuestra web hacen lo que queramos que hagan. Es decir, cubrir un formulario, comprar un producto, contratar un servicio… Esto variará en función de las características de tu empresa y el objetivo que hayas definido para tu página web.

La tasa de conversión se mide en porcentaje. La forma de obtener este porcentaje es dividiendo el número de objetivos entre el número de usuarios únicos que han visitado tu tienda online. Por ejemplo, imagínate una página web que vende zapatos. En esta web entran 1000 usuarios. De ellos, 10 terminan comprando un producto, por lo que contamos con una tasa de conversión del 1%. Es decir, que un 1% de las visitas termina comprando. 

 

¿Cuál es una buena tasa de conversión?

Antes de nada, deberías saber que no existe una tasa óptima ya que hay muchos factores que influyen en ella. Por mencionar algunos:

  • Las características de tu público objetivo.
  • El sector de tu empresa.
  • El tipo de producto o servicio que proporcionas.
  • La fuente de la visita (tráfico directo, búsquedas orgánicas, publicidad, email marketing, redes sociales…).

Por eso, aunque se trate de un indicador bastante útil para saber cómo está funcionando tu web, no deberías obsesionarte mucho con esta fórmula.

Un truco para saber si tu tasa de conversión es buena podría ser comparar tu propia tasa con las medias por sector en tu país. Esto te dará una visión global de si lo estás haciendo bien o si deberías plantearte aumentar tu tasa de conversión.

Conviene recordar que es importante tomar estos datos con precaución, ya que cada empresa tiene diferentes criterios sobre lo que consideran (o no) una conversión.

 

Consejos para mejorar el ratio de conversión

Al igual que ocurre en la mayoría de las estrategias relacionadas con el marketing digital, para mejorar el ratio de conversión de una tienda o una web se necesita de un trabajo continuo que no dará resultados inmediatos. Aún así, te dejamos una serie de consejos a seguir que seguro te ayudarán a mejorar el rendimiento de tu página web.

1.Actualiza tu página web

La página web es el lugar que da la bienvenida a tus usuarios y potenciales clientes, por ello es importante que presente un aspecto actual, profesional y cuidado. Además, resulta interesante contar con un buen posicionamiento en buscadores. Para ello es imprescindible haber realizado previamente una estrategia SEO o de contenidos.

2. Facilita la experiencia al usuario

Los usuarios deben tener siempre la información más relevante a la vista. Aprovecha tu homepage para llamar la atención de tus clientes y no la llenes de información irrelevante. Es importante que el usuario no tenga que investigar toda tu web para encontrar lo que está buscando, ya que corres el riesgo de que la abandone antes.

En las páginas destinadas exclusivamente a convertir, como la del formulario de contacto o el carrito de la compra, evita las distracciones. Coloca en un lugar visible tu teléfono, el formulario de contacto… ¡y no te olvides de incluir una llamada a la acción llamativa!

3. Diferénciate de la competencia

Tienes que ofrecer algo de valor a los usuarios que no ofrezca el resto de empresas del sector. Tu página web es el lugar perfecto para dar a conocer lo que te diferencia de los principales competidores. Destaca tus valores diferenciales en todo momento y hazlos visibles para que tus clientes puedan conocerlos.

4. Responde a las dudas

Es de vital importancia que te anticipes a las dudas de tus potenciales clientes ya que. Un cliente con dudas puede terminar abandonando tu tienda online pero, si consigue resolverlas de una manera sencilla, es muy probable que termine comprando. Para ello es muy útil crear una página de preguntas frecuentes (FAQ) o utilizar el servicio de chat como soporte a la hora de comprar.

5. Simplifica el proceso de compra

Elimina cualquier paso innecesario durante el proceso de compra y no pidas a tus clientes más datos de los que sean imprescindibles. No hagas que tu usuario tenga que dedicar más tiempo del necesario, que el proceso sea muy complicado o que se distraiga, ya que puede abandonar la compra.

6. Publica valoraciones y testimonios

Ver las opiniones de otros usuarios influye positivamente en la decisión de compra. Pide a tus clientes que hagan una reseña o aporten un testimonio de tu trabajo, productos, servicios… 

7. Reduce los tiempos de carga de tu web

Si tu página tarda mucho tiempo en responder a lo que pide el usuario, es muy probable que termine por abandonar la web. Además, Google penaliza a las páginas que tardan demasiado en cargar reduciendo su posicionamiento.

Existen un montón de páginas web que se encargan de analizar los tiempos de carga e indicar qué elementos podrías optimizar para mejorarlos.

8. Da información sobre ti

Tu potencial cliente quiere saber más cosas sobre ti, quién eres, si puede confiar en ti… Por eso no te olvides de incluir una página tipo “Sobre mí” o “La empresa” en la que hables sobre ti, tu empresa, su historia, experiencia…

9. Realiza tests A/B

Una forma muy útil de saber qué está funcionando y qué no en tu web es hacer tests A/B. Para hacerlo puedes crear dos versiones del mismo contenido con pequeñas variaciones  (diferentes colores, imágenes, CTA, copy…) Envía la mitad de tu tráfico a la primera versión (A) y la otra mitad a la segunda (B). De esta forma podrás identificar pequeños cambios que puedes ir aplicando para conseguir mejores resultados.

10. Optimiza tu web para dispositivos móviles

Hoy en día un alto porcentaje del tráfico que reciben la mayoría de webs proviene de dispositivos móviles. Es importante tener esto en cuenta para poder brindar al usuario que accede a tu web a través de ellos una buena experiencia de compra.