La importancia del logotipo en una empresa y sus funciones

por Andrea Rodríguez Nicolás | Feb 9, 2022 | Blog, Consejos

¿Alguna vez te has preguntado por qué las marcas han elegido ese logotipo? Incluso muchas veces hemos visto alguno y pensado directamente que jamás lo habríamos elegido si la empresa fuese nuestra. El logotipo es una de las piezas fundamentales de la imagen de una marca. Es el elemento con el que se va a identificar  tu empresa. La importancia del logotipo reside en transmitir de forma breve y visual qué es tu empresa. Si ahora tienes curiosidad sobre por qué es tan importante un logotipo y cuáles son sus funciones, sigue leyendo porque en este post te lo explicamos todo.

¿Por qué es importante el logotipo de una empresa?

Ahora vamos al verdadero kit de la cuestión: ¿por qué es tan importante el logotipo de una empresa? Para ello debemos explicar qué es y sus características, y a partir de ahí podremos empezar a sacar las primeras conclusiones. Te adelantamos que, entre ellas, es es que el logotipo es la imagen de tu marca y que es el encargado de, sin decir ni , presentarla y definirla.

¿Qué es un logotipo?

El logotipo es un símbolo gráfico que representa la imagen de una marca o  empresa que facilita su reconocimiento y nos permite conocerla. Transmite cierta información a través de la tipografía, los colores y las formas utilizadas para crearlos. De hecho, hay logotipos que no tienen el nombre de la marca y con los que podemos identificarla sin problema. ¿Os viene algún caso a la mente?

Características que debe tener un logotipo

A la hora de crear el logotipo para una marca hay que tener en cuenta algunas pautas para elegir un diseño que funcione y represente a la marca. Algunas de las características que debe poseer un logotipo son:

  • Menos es más. La sencillez en la mayoría de los casos será nuestro mayor aliado para elegir un diseño. Recargar mucho un logotipo puede hacerlo irreconocible. Se trata de crear un elemento que nos permita identificar una marca, no una ilustración o dibujo que la describa literal.
  • Plagiando no se llegó a la luna. Suena obvio pero a veces, cuando nos gusta mucho una idea, tendemos a “copiar” elementos en nuestros diseños. Debemos de tener en cuenta que el logotipo de una marca es su identificador visual y que si nos recuerda al de otra empresa puede crear confusiones.
  • Adaptarse o morir. El logotipo debe de poder adaptarse a cualquier formato y tamaño. Es un diseño que puede ir en cualquier soporte y que debe verse bien tanto en grandes como en pequeñas dimensiones. Debemos poder situarlo tanto en un bolígrafo como en la fachada principal de un edificio sin que se modifique o distorsione.
  • Pasen los años que pasen. El logotipo de tu marca tiene que ser perdurable en el tiempo. Tiene que ser un diseño atemporal, que pase el tiempo que pase se siga entendiendo y mantenga los valores del principio. No debe basarse en modas ni en tendencias pues son pasajeras y podría perderse la esencia con el paso del tiempo.
  • Que nunca nos olviden. Es muy importante que el logotipo de tu empresa sea fácil de recordar. Muy ligado a la sencillez, debe tener algún elemento distintivo ya sea la tipografía, el color o alguna parte del diseño que haga que los clientes nos recuerden.

¿Dónde se puede usar el logotipo?

Pues en respuesta a la pregunta: básicamente en cualquier sitio. No podemos pensar en un logotipo solamente en un diseño que va a ir al lado del nombre de tu empresa. El logotipo va a acabar literalmente hasta en la sopa. ¿Tienes una tienda de ropa? En todas las sudaderas y camisetas. ¿Que el logotipo representa una cafetería? En cada bolsa, vaso de café para llevar, pajita y caja. ¿Una tienda de animales? Cada correa, cada collar y cada cuenco de comida va a llevar tu logo.

Aquí reside la importancia del logotipo de una empresa, de elegirlo bien y, sobre todo, que te guste, que te guste muchísimo porque te vas a cansar de verlo allá dónde vayas. 

 

La función del logotipo en una empresa

No debemos confundir las características con las funciones del logotipo de una marca. Como hemos visto, las características son todo aquello que debe tener para triunfar o para ser un buen logotipo. Sin embargo, las funciones vienen a ser qué es lo que hace el logotipo, una vez creado, por y para tu empresa.

Habla por sí solo

El logotipo es el encargado de representar externamente tu negocio de cara al público. Todo lo que transmita, para bien o para mal, será lo que la gente sienta cuando piense en tu empresa. Por eso es fundamental elegir bien los colores y tener en cuenta la psicología del color para saber qué queremos que se entienda con nuestra imagen de marca.

Representando tu negocio

No solamente es un elemento centrado en los clientes, también es un icono de representación para las personas que trabajan en tu empresa. Los empleados son los principales embajadores de tu marca y los que deben sentirse orgullosos de lucir tu logo.

En resumidas cuentas

Es el encargado de resumir el mensaje que tu marca quiere comunicar. Es decir, si vendes café, es posible que quieras incluir una taza o unos granos de café en el logotipo. O si uno de los valores de tu marca es la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente, seguramente tu logo sea en colores verdes o tierra. 

 

El mensaje no se transmite solo

Un buen logotipo facilita la comunicación y el recuerdo de la comunicación y el mensaje que tu empresa transmite. Cualquier elemento de tu logotipo está hablando por sí solo y hay muchos factores con los que se puede jugar para comunicar sin palabras.

Dentro de todos los elementos que constituyen la imagen de una marca, el logotipo es el más representativo. Conocemos un montón de logos de los que prácticamente todo el mundo se enorgullece llegando incluso a comprar ropa en la que aparecen en un tamaño considerado. También conocemos otros con los que a nadie le gusta que le asocien y que jamás llevaría con orgullo. No vamos a dar ejemplos de ninguno de los dos casos, vamos a dejar que vuestra imaginación vuele y que sea cada unx de vosotrxs quién cree esos ejemplos. 

En resumen, podemos decir que elegir el logo de tu marca es casi más importante que el propio producto o servicio. Así que ya lo sabes, si estás leyendo esto porque quieres crear tu propia marca y no sabes por dónde empezar, esperamos que te haya ayudado. Y si ya tienes tu empresa y no te convence tu logo, ¡no hay problema! Un restyling a tiempo nunca hizo daño a nadie.