Qué es el tono de marca (y ejemplos para definirlo)

por Geraldine Míguez | Nov 11, 2022 | Consejos

Si os habéis parado a leer el contenido de nuestra web, o si nos seguís en redes sociales, seguro que ya os habéis dado cuenta de que en Visual Publinet tenemos un tono y estilo de marca muy especial. Esto no lo hacemos solo por ir de guays (que también). Hay  motivos más profundos. Queremos que se nos reconozca, que se nos distinga y marcar la diferencia con otras agencias de desarrollo web y marketing.

¿Qué es el tono de voz de una marca?

Al igual que el hombre que susurraba a los caballos, las marcas le susurran a su público.

El tono de la marca, o brand voice en el idioma del pijerío, es la forma en la que describimos la personalidad de una marca. Esta se va formando a través de lo que decimos, cómo lo decimos y cómo se muestra. A partir de este tono de voz de marca, se va creando una imagen en la mente de las potenciales personas consumidoras. Para conseguir que esta personalidad sea reconocible, cada mensaje que pronuncie la marca, tiene que ir en sintonía con ese estilo único.

El reto es lograr que en la primera línea del mensaje, tu target te identifique y captes su atención.

Las ventajas de definir el estilo y tono de la marca son un porrón. Las más importantes que tienes que tener en cuenta para que no se te escape en tu estrategia de marketing son:

  • Crearás una conexión especial con tu audiencia, en la que se fomentará el diálogo y el feedback.
  • Potenciarás la confianza en tu marca.
  • Contribuirás a una buena experiencia de usuario y guiarás a tus clientes hacia la compra, consiguiendo con esto mejorar la tasa de conversión de tu web o tienda.

Como consecuencia, conseguirás uno de los objetivos que más persiguen las marcas: aumentar los ingresos. Recuerda que el presupuesto que destines a comunicación corporativa no es un gasto, sino una inversión. Si nadie duda de la importancia del logotipo en una empresa, ¿por qué subestimar el poder del tono de marca?

¿Cómo definir el tono de marca?

Aunque suene repetitivo, como en muchos de los aspectos en marketing, para empezar a diseñar el tono de marca, tendrás que tener claro tus objetivos y target. Saber qué y a quién quieres comunicar es vital, ya que eso determinará el cómo. No le explicarías igual un tema a tu jefe, que a tu abuela; ¿verdad?.

En esta fase, lo más complicado es conocer a tu audiencia. Para ello te aconsejamos:

  • Investigar: puedes basarte en estudios de mercado de tu sector y de lo que te desvelan tus propios ojos.
  • Averiguar qué lee, a quiénes siguen, qué les gusta… Imagínate que vas a tener una primera cita con un cliente y quieres preguntarle de todo.
  • Fijarte en cómo hablan tus clientes potenciales entre sí: ajusta la voz de la marca a cómo se expresa tu target, así os entenderéis mucho mejor.
  • Pídeles que describan tu marca para saber si coincide con los objetivos que persigues, o si hay que hacer algún ajustillo.

Las claves para el tono y personalidad de la marca

Otra de las cuestiones que tienen bastante peso a la hora de definir la voz de una marca, además de sus objetivos y target, son sus valores y misión. 

Aquí partimos de un problemilla muy habitual. Las empresas se centran en tener un logotipo, un naming, un producto y un servicio… pero dejan atrás estas claves tan importantes que ayudan a reforzar la marca. Puede que esto ocurra, porque para algunas personas son cuestiones algo abstractas.

Para definir los valores de tu marca puedes hacerte estas preguntas:

  • ¿Cuál es mi motivación para crear esta empresa?
  • ¿Qué hace única mi marca?
  • ¿Qué representa mi marca en el sector y en la sociedad?
  • ¿Qué quiero que mi audiencia vea en mi marca?
  • ¿Por qué quiero que mi marca sea reconocida?

La misión, es frecuente que se confunda con los objetivos de la marca… pero nanai. La misión de una marca es única y hace referencia al propósito final de una empresa. Por ejemplo, la misión de una panadería podría ser hornear y  vender productos de masa madre, preparados solo con ingredientes locales; mientras que uno de sus objetivos puede ser aumentar 50 seguidores en sus redes sociales mensualmente. ¿Capito?

Dependiendo de tus respuestas, sabrás si te tienes que enfocarte más a un tono de comunicación más formal o más cercano, más técnico o más simple. ¡Todo está en el alma de tu marca!

Ejemplos de tono: no todas las marcas son iguales

Existen tantos tipos de tonos como marcas, al igual que existen tantos acentos y voces como personas. Los tipos de tono de marca se clasifican en función del objetivo de comunicación que se plantee, por lo que es importante que exista una relación en tu decisión. Hay tipos de tono de marca que no tienen sentido. Una ONG no puede intentar empatizar y conmover con un tono irónico e incisivo. En un plan de marketing para tiendas de ropa, no suele encajar un tono institucional y solemne. Con el tono, como con todo, hay que usar el sentidiño.

Algunos de los ejemplos de tono de marca más frecuentes son:

  • Profesional
  • Formal
  • Informal
  • Humorístico
  • Cercano
  • Informativo
  • Empático
  • Emocional

Existen momentos en los que se pueden conjugar distintos tonos. Un ejemplo: mezclar tono informativo e informal para explicar el uso de un producto de forma simple a la generación Z.

Y después, ¿qué?

Una vez consigues crear el tono de marca que te apasiona, es importante que no tires el trabajo por la ventana a la tercera publicación en redes sociales.

Para no perder el rumbo, te recomendamos crear una guía de estilo para tu marca. En ella, dedica un capítulo al tono comunicativo que has diseñado. De esta forma, cualquiera que lo lea sabrá captar la esencia y estilo de la marca, familiarizarse con él y respetarlo si tiene que redactar contenidos. Si mañana se incorpora una persona nueva a tu equipo o la CM se va  de vacaciones, por ejemplo, tu tono seguirá siendo el mismo y nadie notará la diferencia.

Eso sí, ¡ojo! Procura entender el tono como algo flexible y tener siempre un ojo en las tendencias para que tu marca no se quede anticuada. Revisar cada cierto tiempo tu buyer persona y estar muy al día de sus inquietudes, sus pasiones, sus motivaciones… es vital para que tu forma de comunicar le llegue directa al corazoncito.